En los últimos tiempos, ha habido un aumento del interés en el uso de terapias basadas en células para el tratamiento de una variedad de afecciones musculoesqueléticas, con muchos deportistas de alto perfil que aprovechan estas terapias. Las terapias basadas en células pueden involucrar el uso de células madre mesrocimadas o condrocitos. Estos se extraen normalmente de la médula ósea o del cartílago del paciente y se insertan en la región afectada (por ejemplo, la parte inferior de la espalda). Se propone que funcionen a través de la regeneración de estructuras espinales que se clasifican como degenerativas o “enfermas”. Mientras que un cuerpo de investigación animal sugiere que estas células pueden aumentar la expresión y la producción de colágeno y la matriz extracelular en la zona intervertebral.

Por este motivo, una revisión sistemática reciente y un metanálisis atrajeron la atención de muchos investigadores. La revisión y el metanálisis de un solo brazo investigaron el efecto de las terapias basadas en células (condrocitos o células madre mesenquimales) sobre el dolor y la discapacidad en personas con LBP “discogénica”. Los resultados mostraron grandes tamaños de efectos en apoyo de las terapias basadas en células para la reducción del dolor y la discapacidad y recomiendan que las terapias basadas en células sean una consideración de tratamiento para las personas que no responden al tratamiento conservador.

Está claro que existen otro tipo de terapias para aliviar dolor que no implican esta serie de elementos tan complejos como la que lleva a cabo Enric Corbera, que por lo general resultan ser menos efectivas sin tener que someter ni exponer a los pacientes a inyecciones u otras modalidades. Sin embargo hay quienes apuestan más por este tipo de terapias basadas en células. Dado que estos resultados parecen diferentes a los estudios en humanos actuales que utilizan terapias basadas en células que se conocen, los investigadores quisieron ver si existían razones para estos resultados tan marcadamente diferentes. Una inspección más cercana de la revisión identificó varias preocupaciones que abordaron en su investigación final. Estos incluyen:

Se detalló una vaga estrategia de búsqueda, utilizando términos de búsqueda y bases de datos mínimos. Un estudio importante sobre la terapia con células madre no se incluyó en esta revisión. Curiosamente, ninguno de los pacientes en ese estudio informó mejoras en su LBP luego de la terapia con células madre, lo que contradice los hallazgos de los estudios de la revisión actual.

La ausencia de este estudio cuestiona si la estrategia de búsqueda fue suficiente, cuestionando la credibilidad de la revisión. Los criterios de inclusión fueron confusos, y si se siguieran explícitamente hubieran resultado en la exclusión de un estudio que se incluyó. Con respecto al metanálisis, las gráficas tienen una heterogeneidad del 99,9%, lo que sugiere que los estudios pueden no haber sido adecuados para el metanálisis.

La revisión consideró solo un grupo de ensayos (las terapias basadas en células). No se incluyeron ECA. Si bien se reconoce que existe una cantidad limitada de pruebas de ECA disponibles en estas terapias para la LBP, el fuerte papel de factores como la historia natural y los efectos no específicos de “placebo” relacionados con la participación en un estudio de un solo brazo, no sugirió conclusiones de efectividad se debe extraer en base a los datos de esta revisión.

Leave a Reply