Con el pasar del tiempo y la cantidad de información a la que nos encontramos expuestos día a día tanto en nuestro entorno, como a través de los medios audio visuales, los padres han ampliado su visión en cuanto a la educación y aprendizajes que deben adquirir en la actualidad los niños desde muy temprana edad, y entre ello, aprender inglés infantesEl inglés ha pasado a tener un sitial de honor a nivel mundial y esto no ha sido de gratis, pues se posicionó como el número tres de los idiomas nativos de más habla en el mundo, incluso más que el castellano y el mandarín.

De manera que, resulta muy importante que forme parte del aprendizaje de los niños como segundo idioma, ya que estimula gran parte de su desarrollo cognitivo y esto sienta las bases de su futuro como profesional, lo que repercute positivamente en diversos ámbitos,  como por ejemplo una mejor y mayor destreza en cuanto a la comunicación, sus mentes tienden a ser más flexible pues se les estimula la creatividad. Así mismo, desarrollan de mejor forma sus habilidades para la resolución de problemas y por ende su velocidad mental, se les estimula su atención y concentración creativa.

Por otra parte, pueden entender que no solo existe su entorno, sino que se hacen capaces de comprender que aparte de él, hay más personas y culturas en el mundo, y de esta forma se programan sus circuitos cerebrales.

Es decir, que el aprendizaje de otro idioma no solo otorga beneficios a tu hijo, sino que obviamente a la familia entera. Lo ideal es q sea antes de los 5 años de edad, para garantizar de forma adecuada el éxito. Su facilidad para el aprendizaje se incrementa debido a que cuando se es niño, el lenguaje es aprendido de manera innata, y sin ningún esfuerzo adicional que no sea nuestra estructura cerebral.

De manera adicional, otro idioma estimula su concentración, le da herramientas para resolver problemas de manera sencilla incluyendo la resolución de actividades al mismo tiempo, mejorando su atención y memoria. Con el conocimiento del inglés,  el niño podrá acceder de manera sencilla al entorno globalizado en el que vivimos, enriqueciendo su desarrollo intelectual y por lo que aperturará su mente y su relación con los demás, aceptando como suyas otras culturas.

Con el aprendizaje del inglés,  los niños se vuelven más espontáneos con lo que le pierden el miedo a hablar en público aunque se equivoquen, así adquieren seguridad y destrezas en la comunicación y en sus vidas personales. Por estas razones, es importante que nuestros hijos inicien la ampliación de sus conocimientos más allá de los  límites que adquirimos en nuestra infancia, para evitar que estos desarrollen sentimientos de vergüenza haciendo más lento el proceso de aprendizaje o el mismo se frene, con lo que se le podrían en el futuro aperturar excelentes plazas de trabajo y de carreras, ya que manejando dos o más idiomas, es el blanco de muchas empresas que apuestan a esas características, valorandolo de mejor manera.

Leave a Reply